Poesía

La gran incógnita,
mi dolor de existencia,
respuesta inconclusa,
directriz y vela.

Dueña de mis noches,
reclusa en mi cabeza,
de blancura perpetua,
sensual y certera.

Incomprensibles matices
de miel y colmena,
hermosos recuerdos,
helada condena.

Curvas perfectas,
la noche incierta,
pasiones a medias,
despiadada y tierna.

Canción inolvidable
de melodía incompleta,
mañanas desiertas,
musa y arena.

Radiante sirena,
vanidad y firmeza,
amada insaciable
de espuma y alteza.

Bella creadora
de mente incansable,
infinita tu risa:
barrera invadeable.

Tú, en mi imaginación,
perfecta.

Y yo, siempre,
esperándote.

Estándar
Poesía

Contra ti

Contra ti
las corrientes ceden:
dueña de mi mente,
norte en mi imaginación.

Combatiremos las tempestades,
abatiremos al desamor.

Capitana de mi barca,
brújula en mi embarcación:
dirígeme a tu orilla
y anclaré en tu corazón.

Perdámonos mar adentro,
solos tú y yo.

Estándar